Revisión de Caso: Amputación de Brazo

Una inesperada amputación no sólo enloquece a la víctima


Es un bello y cálido día de otoño. El equipo de Attack One está cenando cuando, de repente, la operadora dice “accidente con vehículo a motor y heridos” en una pequeña y tranquila calle residencial. Cuando llegan al lugar del accidente, lo primero que ver es un camión de la construcción aparcado y unas cuantas marcas de pintura sobre él. Más adelante, un pequeño vehículo sin aparentes daños en el asiento del conductor ni en el asiento trasero. Sin embargo, muchos peatones se agolpan en el lado del pasajero del vehículo y, en la calle, un policía cubre algo con una toalla.

A medida que se va acercando al vehículo, el equipo se encuentra con una escena completamente distinta. En el asiento del pasajero hay un varón joven. Tiene amputado el brazo derecho y los peatones han cubierto la extremidad con una toalla y han realizado un torniquete con un cinturón para intentar cortar la hemorragia. Todo el asiento del pasajero así como el lateral del vehículo están llenos de sangre. En el asiento trasero hay una mujer joven, inconsciente, y también cubierta de sangre. Un anciano y uno de los oficiales de policía que llegaron antes que el equipo de Attack One permanecen sentados en el bordillo de la carretera, delante del vehículo; ambos han vomitado. Ahora resulta evidente que es el otro oficial de policía el que ha cubierto la extremidad con la toalla y permanece junto al brazo derecho del joven.

Un hombre que se identifica como el padre de la joven explica lo ocurrido. Su hija y el novio de ésta habían terminado de cenar con la familia y se disponían a salir de la carretera de la casa a poca velocidad. Conducía la joven pero no se dio cuenta del camión de la construcción que estaba aparcado justo al final de la carretera. Lo golpeó de refilón pero, desgraciadamente, su novio iba en el asiento del pasajero y había sacado el brazo por fuera de la ventanilla del vehículo siendo éste amputado de cuajo.

Al escuchar los gritos de los dos jóvenes, la familia y algunos vecinos se acercaron a auxiliarles y uno de los vecinos envolvió el brazo con una toalla para intentar cortar la hemorragia. Como no dio resultado, otro vecino utilizó su cinturón para hacer un torniquete.

La hija resultó ilesa pero se desmayó mientras intentaba ayudar así que la colocaron en el asiento de atrás. Al ver la gravedad de la lesión y la sangre, algunos vecinos empezaron a sentirse mal así como el primer oficial de policía que se personó en el lugar de los hechos.

El paramédico de Attack One atiende el muñón del brazo, controla el torniquete que le habían practicado al herido y hace una rápida valoración del joven. En mitad de unos dolores increíbles el joven dice no tener ninguna otra lesión. Sus vías aéreas no están comprometidas y no presenta dificultad respiratoria, tiene una buena perfusión y un rápido relleno capilar en la mano izquierda. Presenta una hemorragia grave debido a la amputación y el paramédico advierte grandes manchas de sangre en el asiento, en el suelo, en la ventanilla y en la calle.

El equipo de Attack One solicita, inmediatamente, otra ambulancia, para auxiliar a las demás personas que permanecen en el lugar, disponiéndose a trasladar al herido. El paramédico examina el extremo del muñón para confirmar que la amputación es roma/contusa y advierte que el extremo es irregular y que tiene expuestas partes de músculo, vasos sanguíneos y otros tejidos. De repente, se suelta el cinturón y el muñón comienza a sangrar con profusión pero el paramédico sustituye el cinturón suelto por un manguito inflado a 150 mmHg. De este modo, el torniquete es más fácil de llevar.

El equipo extrae al paciente del vehículo. Como tiene la ropa ensangrentada, la dejan en el interior del vehículo y a él lo cubren con una sábana. Inmediatamente abren una vía intravenosa en el brazo izquierdo y le administran morfina. Colocan el brazo amputado en la ambulancia junto al paciente, depositándolo sobre una tabla larga y aplicando sobre la superficie de la piel, cuidadosamente, gasas humedecidas con una pequeña cantidad de solución salina. Las demás dotaciones de bomberos y servicios médicos de emergencias (SME) valoran y tratan a la joven y a los transeúntes.

This content continues onto the next page...