Skip to main content

Perspectiva Nacional sobre Colisiones y Seguridad en las Ambulancias

 Perspectiva Nacional sobre Colisiones y Seguridad en las Ambulancias

Traductor:

Edwin Dávila Núñez es Tecnólogo en Emergencias Médicas (Paramédico) y voluntario de Cruz Roja Ecuatoriana desde 2005. Actualmente es Coordinador del Centro Regional de Referencia en Emergencias Médicas y Atención Pre hospitalaria colaborando con la Federación Internacional de Cruz Roja, participando en diferentes proyectos relacionados a Primeros Auxilios y Atención Pre hospitalaria en países como Argentina, Brasil, Honduras, Panamá, entre otros. Ha trabajado como docente de las cátedras de Manejo Avanzado del Trauma y Reanimación Cardio Pulmonar Avanzada de la Escuela de Emergencias Médicas del Instituto Superior Tecnológico Cruz Roja Ecuatoriana. Además trabajó como Paramédico y Coordinador Local del Servicio de Ambulancia en Cruz Roja Ecuatoriana, en la ciudad de Quito, y en el Ministerio de Salud Pública de Ecuador.

 

La seguridad en la ambulancia tiene una importancia especial para el personal de la Administración Nacional de Seguridad de Tránsito en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) y su Oficina de Servicios Médicos de Emergencia. Como actuales o ex Técnicos en Emergencias Médicas, paramédicos, bomberos, enfermeras de emergencias y funcionarios estatales del SEM, muchos de nosotros hemos pasado tiempo en ambulancias y rutinariamente respondido a colisiones de tráfico.

 

Las personas en la NHTSA trabajan para hacer progresar los servicios médicos de emergencia recolectando y analizando datos críticos del SEM y conduciendo esfuerzos de colaboración entre organizaciones nacionales, estatales y locales comprometidas con el mejoramiento de los SEM a nivel nacional. Pero también servimos a una misión más amplia: mantener a la gente a salvo en las carreteras de nuestra nación. La increíble historia de un accidente de ambulancia en Minnesota demuestra el serio impacto que un solo accidente puede tener en una agencia del SEM. A nivel nacional, se están realizando esfuerzos significativos para comprender mejor las causas y los efectos de los accidentes, para ayudar a identificar maneras de mantener, tanto a los pacientes como a los profesionales, lo más seguros posible.

 

¿Cuántas colisiones fatales de ambulancia hay?

La NHTSA analiza los datos de los últimos 20 años y ha encontrado que cada año, en la nación se han promediado 29 accidentes fatales que involucran a una ambulancia, resultando en un promedio de 33 muertes anualmente.1 Mientras que, una cuarta parte de esas muertes son dentro de la ambulancia en el momento del accidente, en la mayoría de colisiones mortales que involucran una ambulancia, el conductor o pasajero de otro vehículo es quien muere.

 

Vemos una distribución diferente en el caso de las lesiones no fatales: estimamos que un promedio de 1,500 colisiones de ambulancia por año resultan en lesión, con un 46% de lesiones que ocurren entre las personas dentro de la ambulancia en el momento de la colisión.2

 

El número de colisiones de ambulancias y de muertes puede parecer alto, pero la nación perdió 32,719 personas en choques de carretera durante 2013; nuestro trabajo es asegurarnos de que esos números disminuyan.3

 

Lo aprendido sobre las investigaciones de colisiones

Por más de una década, los equipos especiales de investigación de la NHTSA han llevado a cabo investigaciones sobre graves colisiones de ambulancias. Los investigadores recolectan información sobre los eventos de la pre-colisión, colisión y post-colisión. Estos eventos incluyen las actividades pre-colisión de las personas involucradas y las circunstancias o factores que contribuyen a la colisión, incluyendo cualquier factor medioambiental, de la carretera o del equipo.  

 

Mediante el uso de inspecciones visuales de las carreteras y vehículos junto con entrevistas a todos los involucrados, las investigaciones proveen una visión objetiva de la colisión. Este tipo de información es invaluable para determinar la naturaleza y causas de las lesiones sufridas en la colisión por todos los ocupantes. La NHTSA ha realizado más de 50 de estas profundas investigaciones.

 

Mientras se siguen analizando los datos, el hallazgo más significativo ha sido trágicamente simple: el personal SEM no está colocándose el cinturón de seguridad. En total 4 de cada 5 proveedores SEM ubicados en la cabina trasera de la ambulancia estaban sin cinturón de seguridad en el momento de la colisión. De los 45 proveedores en la cabina del paciente al momento de la colisión, solo 7 (16%) estaban usando el cinturón de seguridad, es decir, que 38 (84%) no lo tenían colocado.4 Además, 11 de los proveedores (22%) conducían la ambulancia sin cinturón de seguridad.

 

Los datos de cada accidente fatal que involucra a una ambulancia durante los últimos 20 años muestran un patrón similar de resultados: la mayoría de los ocupantes de la ambulancia no llevan puestos los cinturones de seguridad durante las colisiones.

 

Encontramos que si los ocupantes de una ambulancia utilizan o no los cinturones de seguridad predice significativamente la severidad y fatalidad de las lesiones de los ocupantes. Los proveedores sin cinturón de seguridad están haciendo más que simplemente lesionarse: ellos también corren el riesgo de lesionar a sus pacientes. El choque ocupante contra ocupante fue identificado como una fuente de las lesiones sufridas por los pacientes, y en al menos dos casos, estas lesiones fueron fatales.4

 

Cuando el SEM llega a una escena y los pacientes son llevados en la ambulancia, ellos y sus familias deben sentirse seguros sabiendo que la ayuda ha llegado. Debido a esto, la profesión del SEM tiene una increíble responsabilidad; mantener a los pacientes seguros durante un servicio, esto es primordial para un buen cuidado y debe ser una prioridad para cualquier tripulación del SEM que transporta a un paciente.

 

La buena noticia es que el personal SEM es excelente en asegurar a sus pacientes: las investigaciones demuestran que 96% de estos pacientes estaban sujetos al momento de la colisión.

 

La mala noticia es que 61% de ellos estaban sujetos únicamente con cinturones laterales, mientras que solo el 33% estaban correctamente sujetos con cinturones laterales y cintas de hombro para mantenerlos sujetos a la camilla. En las colisiones graves investigadas, el 44% de los pacientes fueron eyectados de sus camillas y los pacientes que no estaban sujetos tanto por las cintas de hombro como por las cintas laterales estuvieron  significativamente en mayor riesgo de ser expulsados de la camilla y sufrir lesiones serias o fatales.4  

 

En otras palabras, el simple uso de esas restricciones de hombro puede salvar las vidas de nuestros pacientes y prevenir lesiones devastadoras. Dicho análisis encontró que los proveedores reportaron que el arnés de hombro no fue colocado o no estaba disponible en un 33% de las colisiones graves.5 Sin embargo, en más de un tercio (38%) de los casos, los proveedores reportaron que aunque el arnés de hombro estaba colocado en la camilla, este no fue usado.5

 

CUANDO LAS AMBULANCIAS COLISIONAN

Seguridad de Proveedores SEM y Pacientes

Datos Recogidos entre 1992 y 2011

Las agencias SEM son animadas a publicar o compartir esta infografía.

Descargas gratis están disponibles en ems.gov

Identificando Factores de Colisión de Ambulancia

Los factores asociados con colisiones de ambulancia no son diferentes de los de la población general de conductores, aunque a veces son exacerbados o influenciados por la naturaleza del trabajo del SEM. La NHTSA guia varios elementos para ayudar a mantener a los respondientes a salvo.

La fatiga afecta a todos, especialmente a aquellos quienes trabajan largos turnos o en medio de la noche. Algunas publicaciones recientes de estudios de investigación revisados por compañeros  han demostrado que no sólo aproximadamente la mitad de los proveedores del SEM reportan síntomas de fatiga severa, si no que también los proveedores SEM somnolientos o fatigados son sustancialmente más propensos a salir lesionados en el trabajo,6,7 cometer un error médico, o presentar un comportamiento que comprometa la seguridad mientras conducen.6 Este año, la Oficina de Investigación de Seguridad Conductual de la NHTSA comenzará a reunir a los expertos en fatiga y a las partes interesadas del SEM para ayudar a mejorar las directrices relacionadas con la fatiga, la programación y el modo de reportarse del SEM.

Los defectos en el  equipamiento pueden ocurrir en una ambulancia, como pueden hacerlo en cualquier vehículo (como en la suspensión o sistema de frenos) o en componentes especiales de misión crítica de una ambulancia (como los sistemas de calefacción y aire acondicionado o los dispositivos de sujeción). La Oficina de Investigación de Defectos de la NHTSA recoge las quejas de los conductores y administradores de flota que si piensan que alguna cosa simplemente no está funcionando de la manera que debería y se dirige al fabricante. Si usted piensa que un componente crítico de su ambulancia no está funcionando adecuadamente, reporte esto inmediatamente a su administrador de flota y a la NHTSA en www.Safercar.gov. Esto brindará a la NHTSA los datos necesarios para determinar si el defecto es específico de su agencia o algo ocurre a nivel nacional que requiere de una investigación exhaustiva o potencialmente un retiro.

La efectiva capacitación de los operadores sigue siendo la más alta prioridad para las agencias del SEM en todo el país. La Oficina de Investigación de Seguridad Conductual está actualmente conduciendo una revisión a nivel nacional sobre las prácticas en el entrenamiento de operadores de vehículos de emergencia. Como parte de esta revisión, se está conversando con las partes interesadas del SEM estatales y locales para determinar qué entrenamiento para operadores de vehículo de emergencia se requieren, que otros pre-requisitos se necesitan antes de que los operadores se pongan al frente el volante de una ambulancia, y que pasos se deben tomar después de una colisión para determinar la causa y prevenir incidentes futuros que puedan ocurrir.

Pasos fáciles para prevenir lesiones en usted y su paciente

 

Hay varias cosas que se puede hacer para prevenir lesiones y fatalidades en las colisiones de ambulancia, desde permanecer descansado hasta usar técnicas de conducción segura. Pero los pasos más fáciles son:

 

  • Siéntese y abroche el cinturón de seguridad. Cuando usted se lesiona en una colisión de ambulancia, esto puede tener efectos devastadores en usted, su familia, sus colegas y sus pacientes. Sentarse en un asiento apropiado y utilizar el cinturón de seguridad puede reducir significativamente la probabilidad de lesión en una colisión incluso durante una maniobra repentina (como frenado brusco), y puede reducir la gravedad de la lesión tal evento.

  • Asegure todo el equipo. En una colisión o durante una maniobra de emergencia, los elementos no asegurados pueden volverse misiles peligrosos y causar serias lesiones hasta la muerte.

  • Asegúrese que todos, sus pacientes y sus colegas, estén apropiadamente asegurados. No tenga miedo de hablar. Usted podría salvar la vida de su compañero.

  •  

Conclusión

 

La seguridad es un componente crítico en el gran cuidado del paciente, y la NHTSA trabaja como un equipo para ayudar a poner la información correcta en sus manos para tomar las mejores decisiones en la escena. Finalmente, la responsabilidad recae sobre usted como proveedor del SEM para mantener a sus pacientes, compañeros y a usted mismo seguros.

 

REFERENCIAS

1. NHTSA. Fatality Analysis Reporting System (FARS) 1992–2010 Final and

2011 Annual Report File (ARF).

2. NHTSA. National Automotive Sampling System (NASS) General Estimates

System (GES), 1992–2011.

3. Op. cit., NHTSA National Automotive Sampling System.

4. NHTSA. Fatality Analysis Reporting System (FARS) 2013 Annual Report

File (ARF).

5. Higgins JS, Gormley M, Farnstrom E. The use and impact of safety

restraints among EMS workers and patients in ground ambulance crashes.

NAEMSP Annual Meeting Abstracts Pre Emerg Care, 2015; 19(1):140–177.

6. NHTSA Special Crash Investigations Ground Ambulance Crash Reports

2002–2012; NIOSH Fire Fighter Fatality Investigations and Prevention

Program 2001—2010; Fatality Assessment and Control Evaluation 2001.

7. Patterson DP, et al. Association between poor sleep, fatigue, and safety

outcomes in emergency medical services providers. Pre Emerg Care, 2011;

16(1): 86–97.

8. Pirrallo RG, et al. The prevalence of sleep problems in emergency medical

technicians. Sleep and Breathing, 2012; 16(1):149–162.

 

Un reconocimiento especial va para los varios miembros del personal de la NHTSA quienes contribuyeron a este artículo y la investigación en curso de seguridad en ambulancia, especialmente a Steve Higgins y Mirinda Gormley.

Back to Top