Skip to main content

El modelo Pit Crew y la parada cardiaca pediátrica

Traductor:

Zaid Hage Ochoa nació en Mexicali Baja California México es técnico superior universitario en paramédico y técnico en urgencias médicas nivel avanzado egresado de la Universidad Tecnológica de Hermosillo en Sonora, Coordinador general del centro de entrenamiento internacional CAREMD en Mexicali, Facultado y facilitador de distintos programas de urgencias médicas y cuidados críticos de transporte. Maestro ponente en múltiples congresos de urgencias médicas en México y Latinoamérica. 

En los EEUU más de 400,000 personas experimentan una parada cardiaca no traumática fuera del hospital (PCFH) cada año. La tasa de estos casos en niños es cercana a 8 por cada 100,000 personas al año.  Cerca de 1/15 parte son adultos y es mucho más frecuente en infantes comparado con niños y adolescentes. La sobrevivencia y el alta hospitalaria ocurre en aproximadamente el 9.5% de las -PCFH- y el 6.4%-8.6% de las mismas en niños. Además de los avances en la práctica de la resucitación y la tecnología sobre los últimos 20 años, la supervivencia al alta hospitalaria se ha mantenido estancada en ambas poblaciones.

FACTORES ASOCIADOS CON LA SOBREVIVENCIA

Los niños que han sufrido una parada cardiaca atestiguada o con un ritmo inicial desfibrilable (taquicardia ventricular o fibrilación ventricular) tienen más probabilidad a sobrevivir comparado con aquellos que tienen los factores opuestos como asistolia o actividad eléctrica sin pulso (AESP). Además los niños más grandes y adolescentes tienen mayores posibilidades de sobrevivir que infantes menores de un año. El paro cardiaco por trauma contundente conlleva a un peor pronóstico con tal solo una posibilidad del 3.4% de sobrevivencia y alta médica.

Estudios en personas que han realizado la RCP han demostrado resultados mixtos con aumento de sobrevivencia y buenos resultados neurológicos primariamente relacionados con paradas vistas o no atestiguadas en el inicio de la parada cardiaca.  Un tiempo en la escena por personal del SEM de 10 a 35 minutos comparada con menos de 10 (cargar y llevar) está también asociada con la mejora en la sobrevivencia.

Las guías de la American Heart Association (AHA) para el cuidado de los adultos y niños con PCFH publicadas en el 2010 y actualizadas en el 2015 enfatizan en la RCP de alta calidad como estrategia clave para los equipos de reanimación. Se ha observado que las víctimas de parada cardiaca reciben RCP no óptima. La AHA provee cinco componentes críticos para la RCP de alta calidad para priorizar y mejorar los efectos de resucitación:

1. Minimizar las interrupciones, mantener un buen rango de compresión (La proporción de tiempo que ocurre en el pecho cuando se comprime durante la parada cardiaca) mayor al 80%

2. Mantener una frecuencia de compresión cardiaca de 100-120 por minuto;

3. Comprimir a una profundidad de al menos 50 mm en adultos y al menos un tercio de la dimensión antero-posterior del pecho de niños e infantes;

4. Evitar la inclinación durante las compresiones con la idea de permitir la completa expansión del tórax; y

5. Evitar la ventilación excesiva en frecuencia y volumen (menos de 12 respiraciones por minuto y el volumen suficiente como para ver una expansión del tórax, respectivamente.)

Muchos estudios recientes en sistemas del SEM que implementan la RCP de alta calidad especialmente aquellos concentrados en el modelo “pit crew” han observado una mejora en la sobrevivencia y mejores resultados para PCFH. Los equipos concentrados en los modelos “pit crew” están altamente coreografiados para enfocarse en los aspectos más importantes de la RCP de alta calidad dando énfasis a las guías AHA.

Hay evidencia creciente que demuestra la correlación de la calidad en la reanimación prehospitalaria mejora la supervivencia a la PCFH, en contraste con una reanimación de baja calidad y un incremento de técnicas variantes de RCP donde se empeoró la sobrevivencia. Además, obtener el retorno de circulación espontánea (RCE) en el campo es uno de los predictores más fuertes de sobrevivencia.

La integración de un equipo altamente coreografiado con el modelo pit crew reemplaza la variabilidad de la técnica “cargar y llevar”, comúnmente empleada en pacientes pediátricos con PCFH, con un enfoque más estructurado en la RCP de alta calidad bajo la línea de maximizar el RCE y la sobrevivencia.  

En conformidad con las actualidades de las guías AHA y más notablemente los cinco componentes relacionados a la RCP de alta calidad, son críticos para el éxito.

UN MODELO DE PIT CREW PEDIÁTRICA EN PCFH

El SEM del condado de Austin-Travis actualmente cubre un área urbana y suburbana con una población mayor de 1.4 millones de habitantes con más 120,000 emergencias por año. En enero del 2011 sus líderes emprendieron una iniciativa para aumentar la sobrevivencia de la PCFH, especialmente enfocándose en la RCP de alta calidad con el modelo pit crew de reanimación.  Se realizó una revisión retrospectiva de los casos en todos los pacientes traumáticos y no traumáticos pediátricos con parada cardiaca que ocurrieron de enero del 2011 a marzo 2013 en el sistema después de la implementación del enfoque Pit Crew.

De 53 pacientes con PCHF pediátricas con una información de salida durante el periodo de estudio, 18 (34%; 95% Cl, 22%-48%) los pacientes lograron RCE en el campo, y el 9 (17%; 95% CI, 8%-30%) sobrevivieron al alta hospitalaria. Los sobrevivientes fueron más propensos a tener una parada con testigos (p:0.016) y menos propensos a presentar asistolia. La edad del paciente no difiere de los sobrevivientes y no sobrevivientes.  Edad media de 3-7 contra 0-9 años.

Tampoco hubo una asociación significante entre las etiologías de paradas cardiacas, la actuación de los proveedores del RCP o la presentación con ritmo desfibrilable y supervivencia al alta hospitalaria. Asistolia fue el ritmo de presentación más común (59%) y los ritmos desfibrilables fueron el 9%. Las etiologías causantes del paro cardiaco pediátrico más comunes fueron respiratorias con un 30% o desconocidas con un 32%, causas cardíacas 17% y traumáticas 13%, las etiologías hacen un balance.

FUTURO DE LA REANIMACIÓN PIT CREW PEDIÁTRICA

Al desarrollar la primera evaluación publicada de resultados en parada cardiaca pediátrica fuera del hospital seguida de la reanimación pit crew, se obtuvo un 17% de posibilidades de sobrevivencia adicional a la ya anteriormente marcada en pacientes pediátricos con parada cardiaca.  Aunque un pequeño y sencillo estudio, estos resultados subrayan los beneficios y la consideración del mover el “cargar y llevar”, de manera inicial a concentrarse en la RCP de alta calidad para niños. Sistemas grandes evalúan la posibilidad de desarrollar los protocolos pit crew en pacientes pediátricos con PCFH y su necesidad de una futura validación de este enfoque.

Nota: Este artículo apareció originalmente en la edición en inglés de la Revista EMS World y fue traducido por un voluntario. Si usted observa algún error o quiere sugerir un cambio, por favor envíenos un correo a editor@emsworld.com

Back to Top